MORTERO IGNÍFUGO

¿EN QUÉ CONSISTE?
El Mortero ignífugo, está compuesto por áridos ligeros de perlita y vermiculita, de acabado final blanco y estabilidad al fuego de hasta R-240 minutos.

¿CÓMO SE APLICA?
Su puesta en obra, se realiza con máquinas de proyección mecánica, concebidas especialmente para su aplicación. Debido a su amasado automático, aporta una calidad constante y homogénea en el mortero.
También se puede aplicar manualmente, mediante las herramientas de albañilería habituales, para pequeñas cantidades o en aquellos lugares que no sea posible proyectar.

¿TIPO DE ACABADO?
El acabado final, puede ser rugoso o alisado, y además admite pinturas de acabado.

RECOMENDACIONES
La superficie a proteger, debe estar limpia de polvo, grasa y óxido. No es necesario, pero sí se recomienda la aplicación de una imprimación.
No necesita malla metálica, aunque se recomienda su uso para espesores superiores a 60 mm, o en casos especiales (vibraciones, etc.).
No debe ser aplicado, en lugares de fuerte higrometría permanente, ni en zonas de alta condensación. Aplicar en interiores, si se hace en exteriores, se debe proteger de la lluvia y la humedad. No se puede proyectar a menos de 5°C ni a más de 40°C.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí

Acepto